Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

Ok Más información

Neuropsicologia

imagen-neuropsic-1

La evaluación de las secuelas cognoscitivas y comportamentales resultantes de patologías cerebrales representan la actividad principal a la que se dedica un neuropsicólogo

La evaluación neuropsicológica es un método diagnóstico que estudia el funcionamiento cerebral y aporta información que no se puede obtener por otros métodos de estudio, como el electroencefalograma, la tomografía computada o la resonancia magnética. Permite al médico y a otros profesionales comprender cómo funcionan las diferentes áreas y sistemas del cerebro de un paciente a través de la medición de sus capacidades cognitivas. La realización de ésta, se lleva a cabo cuando existen síntomas o quejas relacionados con la memoria, la atención, o el razonamiento. Algunos signos pueden ser: cambios en la concentración, la organización, el razonamiento, la memoria, el lenguaje, la percepción, la coordinación o la personalidad.

La evaluación neuropsicológica puede ayudar a identificar debilidades en áreas o funciones específicas, así como la presencia y naturaleza de trastornos cognitivos precoces o leves.

Dispone de sensibilidad para detectar problemas leves de memoria por ejemplo, que de otra manera podrían pasar desapercibidos. La evaluación neuropsicológica es la única herramienta que permite detectarlos así como ayuda a determinar si los cambios de memoria son cambios normales debidos a la edad, o son más bien el reflejo de un trastorno neurológico. Permite también clarificar las causas de un trastorno cognitivo.

Algunas de las pruebas para la evaluación neuropsicológica que empleamos son:

Test de Luria, ENFEN (para niños), pruebas específicas para evaluar algunas funciones cognitivas como puede ser el test D-2 para medir la atención, SDMT, test para medir la memoria FCSRT, pruebas para medir memoria de trabajo como son Dígitos directo y Dígitos inversos… entre otras.