Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

Ok Más información

4 – Ansiedad en la infancia y adolescencia

La ansiedad es una respuesta emocional manifestada a través de síntomas, muchos de ellos físicos, tales como palpitaciones, sudoración, presión en el pecho…
Consideraremos que el niño/a tiene ansiedad cuando la manifieste ante un acontecimiento determinado, de forma muy intensa, o con una duración mayor de lo esperable teniendo en cuenta su edad, e interrumpa en su ritmo de vida normal.
Los principales síntomas de la ansiedad en la infancia son similares a los del adulto, y el niño/a los manifestará de igual forma: dolores de cabeza y estómago, mareos, ganas de vomitar, tensión, ganas de llorar, llanto, opresión en el pecho, dificultades para respirar..
Las situaciones que generan ansiedad en la infancia son muy variadas, siendo las más comunes: enfermedades o intervenciones quirúrgicas, muerte de amigos o parientes, dificultades escolares, ataques o experiencias sexuales, problemas intra familiares, situaciones de miedo, preocupaciones y situación de peligro imaginario, la menstruación, accidentes…

4.1 Trastorno de ansiedad generalizada

El afectado debe tener síntomas de ansiedad la mayor parte de los días durante al menos varias semanas seguidas y no se da bajo una circunstancia ambiental en particular. Entre ellos deben estar presentes rasgos de:

a) Aprensión: preocupaciones constantes, sentirse “al límite”, dificultades de concentración…

b) Tensión muscular: agitación e inquietud psicomotrices, cefaleas de tensión, temblores, incapacidad de relajarse…

c) Hiperactividad vegetativa: mareos, sudoración, taquicardia, molestias epigástricas, vértigo, sequedad de boca…

En los niños suelen ser llamativas la necesidad constante de seguridad y las quejas somáticas recurrentes, como dolor de cabeza o abdominal.

psicologia--4

4.2 Ansiedad por separación

La característica esencial es una ansiedad excesiva e inapropiada para el nivel de desarrollo del sujeto, relacionada con la separación del hogar o de las personas con quienes está vinculado ( padres, hermanos…) manifestandose con malestar excesivo recurrente cuando ocurre o se anticipa una separación del hogar o de las figuras de apego, preocupación excesiva y persistente por la posible pérdida de estas figuras o porque sufran algún daño o porque se de un acontecimiento que dé lugar a una separación de una figura de apego importante, resistencia o negativa persistente a ir a la escuela o cualquier otro sitio por miedo a la separación, negativa a estar en casa solo o irse a dormir sin tener cerca a una figura de apego, pesadillas repetidas con temática de separación, quejas repetidas de dolores de cabeza, dolor abdominal…cuando ocurre o se anticipa la separación…

psicologia--5

4.3 Agorafobia

Es la aparición de altos niveles de ansiedad asociados situaciones y lugares donde sería difícil escapar en caso de una crisis o disponer de ayuda. Esta ansiedad suele conducir a la evitación de estas situaciones. Las más comunes son estar solo fuera de casa, mezclarse con la gente, entrar en un ascensor viajar en autobús, tren o automóvil…

4.4 Fobia social

Se caracteriza por una ansiedad intensa y duradera ante situaciones sociales donde la persona puede sentirse evaluada o valorada de forma critica. Existe un temor irracional y desproporcionado a la critica, la desaprobación y a ser rechazado por los demás. La persona evita las situaciones que implican el contacto con otras personas, especialmente situaciones como hablar en publico, ser observado, hablar con personas que representan una autoridad, e incluso comer o beber delante de otros.

Este tipo de fobia se da más durante la adolescencia y edad adulta, aunque hay una asociación entre éste y niños que durante su infancia han tenido una TIMIDEZ acusada.

TRATAMIENTO

El tratamiento se estructura en sesiones, necesitandose más o menos en función de la evolución del paciente. También tendremos en cuenta el origen de dicha ansiedad así como la edad del paciente. Nuestro primer objetivo, será relajar al paciente para poder empezar a trabajar, por lo que nos ayudáremos de técnicas de relajación y autocontrol para conseguirlo. Podremos tratarla con terapia cognitiva y con terapia conductual, y en los casos en que se identifique un acontecimiento traumático, la terapia EMDR sería una opción rápida a la vez que efectiva.