Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

Ok Más información

Taller de estimulación cognitiva

¿Qué vamos a trabajar?

La atención es el primer factor que influye en el rendimiento, y depende de la fuerza de concentración que pueda presentar un estudiante.

La percepción es la base para todo aprendizaje. Por medio de ésta el niñ@ le puede dar significado a la información que recibe por parte del medio.

El razonamiento cuando  se potencia y entrena, hace que se desarrollen positivamente aspectos de la vida personal, académica,  laboral y social.

Funciones ejecutivas: Las capacidades relacionadas con la gestión de las emociones, la atención y la memoria nos permiten el control cognitivo y conductual necesario para planificar y tomar decisiones adecuadas. Son imprescindibles para el aprendizaje y el desarrollo socioemocional del niño y del adolescente.

La memoria es una de las condiciones necesarias para que tenga lugar el aprendizaje. El aprendizaje se produce, justamente, cuando cambia el contenido de la memoria. Puede decirse que aprender es guardar algo en la memoria para recordarlo cuando es necesario. Memoria y aprendizaje, por lo tanto, están íntimamente relacionados. La memoria es el test del aprendizaje.

taller-estimulacion-cognitiva-2

¿Qué es la estimulación cognitiva?

La estimulación cognitiva engloba todas aquellas actividades dirigidas a estimular y mantener las capacidades cognitivas existentes. La atención, la memoria, las funciones ejecutivas son, entre otros procesos mentales, susceptibles de ser estimulados y potenciados mediante técnicas de estimulación cognitiva. Por tanto, los objetivos que se pueden alcanzar a través de la estimulación cognitiva son estimular y mejorar los procesos básicos de aprendizaje.

taller-estimulacion-cognitiva-4

Estimulación cognitiva y rendimiento académico

El rendimiento escolar o académico está muy ligado al rendimiento cognitivo de las personas. La estimulación cognitiva en niños y adolescentes ha demostrado que, entrenando las funciones cognitivas es posible mejorar el rendimiento escolar de los estudiantes.

Todos, en algún momento dado, como padres, como estudiantes, nos hemos planteado alguna vez qué podíamos hacer para rendir más en los estudios; es decir, cómo sacar más provecho de nuestras capacidades intelectuales: concentrarnos más rato seguido, organizarnos de forma más efectiva, memorizar mejor los contenidos, mejorar nuestro razonamiento… en definitiva, como utilizar más y mejor todo el potencial cognitivo que tiene nuestro cerebro.

Las funciones cognitivas son esenciales para enfrentarse con éxito a los aprendizajes formales. La adquisición de la lectura y la escritura, los conocimientos de ciencias y matemáticas y otras materias, hacen necesario que los alumnos tengan que meter en funcionamiento estas funciones, ya que requieren atender, comparar, diferenciar, asociar e integrar lo ya han aprendido con los nuevos conocimientos, memorizar los contenidos, organizarlos… etc. Así pues, un funcionamiento óptimo de las funciones cognitivas favorece un buen rendimiento académico.