Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

Ok Más información

Trastorno obsesivo-compulsivo

Cuando mi mente gana la batalla.

A veces las preocupaciones sobre problemas de la vida diaria, pasan a convertirse en pensamientos, impulsos o imágenes que se repiten y persisten, experimentándolo la persona cómo algo inapropiado e intrusivo, causantes de ansiedad o malestar. Este  se intenta contrarrestar con algún otro pensamiento o acción que lejos de mejorar el malestar, pasa a empeorarlo de forma progresiva hasta que acaba ocupando gran parte de la vida de la persona.

La limpieza  repetitiva, el orden, la comprobación ante la duda, repetir palabras en silencio,… son rituales que se incorporan a la vida, empleando en ellos gran cantidad de tiempo y desplazando otras cosas relevantes que pasan a ocupar un segundo plano.

Para no aumentar el malestar, se empieza a no ir a determinados lugares, a  dejar de  frecuentar a algunas personas, no tocar objetos  “contaminados”  y todo un amplio repertorio de evitaciones que llevan a estrechar cada vez más la propia existencia.

Tratamiento

En primer lugar se llevará a cabo una exploración para identificar:

Tras este proceso evaluativo se planificara una intervención que permitirá ir personalizando en cada caso el tratamiento más adecuado  a la persona y su situación. Las sesiones, dependiendo del grado de limitación de los rituales, se programarán con la frecuencia que permitan conseguir el rendimiento más óptimo para el cliente.

El proceso terapéutico se llevará a cabo con terapias de tercera generación.

Solicite una consulta

628 809 822
957 419 328
Nombre:   Email:   Teléfono: