ANOREXIA NERVIOSA - Psicologo Córdoba Luis Alonso Echagüe 28/07/2014

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria, muy de moda en las sociedades industrializadas, en las que se encuentran asociada las ideas sobrevaloradas de delgadez física, miedo desproporcionado a coger peso y excesiva preocupación por la ganancia de peso corporal, que modificarán de forma sustancial la conducta de ingesta alimentaria y facilitará la aparición de rituales  destinados únicamente a evitar la ganancia de peso.

CRITERIOS DSM-IV

A-     Rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal considerando la edad y la talla.

B-      Miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obeso, incluso estando por debajo del peso normal.

C-      Alteración de la percepción del peso o la silueta corporal, exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro que comporta el bajo peso corporal.

D-     En las mujeres postpuberales, presencia de amenorrea ( ausencia de menstruación ) de al menos tres ciclos menstruales consecutivos.

 

TIPOS:

RESTRICTIVO.- Durante el periodo de anorexia nerviosa, la persona no presenta episodios recurrentes de sobreingesta ( atracones ).

PURGATIVO.- Durante el periodo de anorexia nerviosa, la persona recurre regularmente a atracones o purgas ( provocación del vómito, uso excesivo de laxantes, diuréticos o enemas ).

La anorexia nerviosa es un trastorno que incide con mayor frecuencia en mujeres que en hombres ( proporción 10:1 ) debido principalmente a los diferentes roles que se le asignan a la mujer en la sociedad actual, donde la belleza es un valor muy reforzado en la mujer, no siendo igualmente considerado así en el hombre, aunque en los últimos años ha existido una tendencia al alta en el sexo masculino.

Ser mujer, adolescente, haber tenido sobrepeso  en algún momento acompañados de comentarios o burlas por parte de otros, el perfeccionismo, el control excesivo, la baja autoestima… colaborarán a que la persona tenga predisposición a padecer dicho trastorno.

Un incremento rápido de peso, un comentario burlón referente al peso corporal, un desengaño amoroso… puede desencadenar el episodio de restricción alimentaria que se verá reforzado, siempre y en todo momento por la pérdida de peso.

La dieta restrictiva será el principal factor de mantenimiento. Ësta producirá disminución del ritmo metabólico basal que facilitará la probabilidad de ganar pero y por tanto de cronificar el trastorno.

La persona con anorexia nerviosa no tiene conciencia de enfermedad con lo cual rechazará cualquier intento de ayuda y ocultará información, incluso mentirá sobre todo lo relacionado con la ingesta alimentaria.

La detección precoz de síntomas como la pérdida de peso, comer a escondidas, largos ratos en el baño tras acabar las comidas, carácter irritable, disminución de la vida social, empeoramiento de resultados académicos, tristeza, nos puede ayudar en la detección del trastorno en una fase lo más precoz posible. La posibilidad de que el cuadro se cronifique es del 25% a pesar de que pueda recibir tratamiento.

La ayuda terapéutica se convierte en algo imprescindible y la detección precoz en un factor determinante.